Asturias días 1 y 2

Nuestro viaje a Asturias empezó realmente un poco antes de lo que os hemos contado. Estuvimos tres días en el camping que se monta en Ribadesella para los que quieran hacer el descenso del Sella el día de la fiesta grande. Esos días los pasamos con amigos y no fueron realmente de turismo, así que os vamos a contar a partir de cuando estuvimos solos.

Nuestro alojamiento estaba en Ribadesella y era el  Hotel Don Pepe Ría. Éste pertenece al Hotel Don Pepe, con una estrella más y en primera línea de playa. Después de esos tres días anteriores de locura, el hotel nos pareció un lujo. Agradecimos enormemente poder guardar todos nuestros trastos y poder descansar en una cama sin tener que aguantar gente borracha y gritando hasta por la mañana.

Por lo cansados que estábamos por esto, el domingo 7 de agosto nos lo tomamos de descanso y dimos un paseo por el pueblo. Cruzamos el puente que une la zona de playa con el pueblo, vimos la iglesia de Santa María Magdalena y paseamos para ubicar los sitios donde poder comer y hacer un poco de turismo por allí.

En cuanto a las comidas, comimos en la Sidrería Casa Gaspar un menú por 10 euros por persona. El restaurante era enorme y tenía una gran variedad de platos donde elegir. De primero tomamos verdines con gulas y garbanzos con bacalao y de segundo, corzo y un cachopín con huevo y patatas. Para la cena, descubrimos La Terraza. El servicio es excelente y la comida estaba riquísima. Tomamos una ración de sepia y una ensalada para compartir.

El lunes 8 decidimos ir a ver los Lagos de Covadonga. Cogimos el coche hasta Cangas de Onís y lo dejamos en un parking que está al lado de la estación de autobuses. Cuesta dos euros y el coche está cuidado. Hay más zonas de aparcamiento en la subida hacia los lagos, pero nosotros decidimos que era mejor coger el autocar en el principio de trayecto. La zona de los lagos es preciosa. Hay unas vistas impresionantes de esos paisajes verdes tan típicos de tierras asturianas. Nosotros no tuvimos mucha suerte, porque nos pilló un día bastante nublado pero aún así era fácil ver ese imponente panorama. Además, en los alrededores de los lagos hay vacas pastando a sus anchas y están tan acostumbradas al turismo que te dejan acercarte a ellas sin problema.

img_7117
Basílica de Santa María la Real de Covadonga

Cuando hicimos el recorrido de los lagos, bajamos en autocar hasta donde está la cueva de Covadonga y comimos en El Huerto del Ermitaño. Es un restaurante con una carta muy amplia y con platos contundentes. Eso si, debido a su localización son muchos los visitantes de la Virgen que paran allí para comer y suele estar bastante lleno, por lo que también el servicio puede llegar a ser un poco lento. Nosotros comimos dos hamburguesas y, de postre, una tarta de queso para compartir. Después visitamos tanto la cueva como la catedral. La cueva es muy pequeñita y contiene la imagen de la virgen. En cambio, la catedral es muy imponente tanto por fuera, como podéis ver en la foto, como por dentro.

Cuando acabamos, bajamos en autocar hasta Cangas de Onís y decidimos dar un paseo por allí.El pueblo no nos pareció nada demasiado especial, pero si que es necesario destacar el puente romano, símbolo de la pequeña localidad. Una vez acabamos el paseo, cogimos el coche de vuelta a Ribadesella para cenar y descansar.

Cenamos en un local llamado La Terraza del Cojimar, en la zona del puerto. Pedimos uno de los platos típicos asturianos por excelencia como es el chorizo a la sidra, además de una ración de chipirones y una ensalada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s