Asturias día 4

El miércoles decidimos visitar Gijón. Al igual que en Avilés, la noche anterior buscamos dónde aparcar sin gastar un euro, aunque esta vez el paseo hasta el centro fue un poco más largo. La zona donde aparcamos era por la Avenida de Portugal. Desde la oficina de turismo, que está en el paseo marítimo, nos fuimos a hacernos la foto con el cartel de las letras y empezamos a hacer el tour de los lugares turísticos. Nos llamó mucho la atención el “árbol” hecho con botellas de sidra. Era muy curioso.

Después de ver el Monumento a Pelayo y la Colegiata de San Juan Bautista, nos fuimos directos a la zona de Cimadevilla. En esta zona destacan las calles muy empinadas y edificios bastante viejos. Arriba del todo se encuentra el Parque del Cerro de Santa Catalinadonde se pueden disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad y se puede fotografiar una gran escultura de Chillida. Ya bajando de nuevo al centro pasamos por el Museo Casa Natal de Jovellanos.

5117a745-56d7-4999-90c9-c7cbd902781a

Seguimos paseando hasta que nos entró hambre, y buscamos un sitio para comer cerca de los Jardines de Begoña. Entramos en un restaurante llamado El Paseo, y después de esperar un buen rato a que se quedara una mesa libre dentro del local nos animamos a comer en la terraza. Comimos una sopa de pescado y un cachopo con patatas cada uno. De postre flan y natillas. Todo estaba buenísimo y no dudamos en recomendarlo.

Antes de irnos de la ciudad, había que hacer parada obligatoria en la Universidad. Es un edificio con un patio enorme y muy bonito. Una vez vista la Universidad, decidimos visitar el Cabo de Peñas. Es el punto más al norte de la península y el camino hasta allí es relativamente fácil, pero aparcar es otra historia más complicada. Armaos de paciencia si queréis ir, aunque las vistas son maravillosas y la tranquilidad que se respira allí merece la pena.

A la vuelta a casa tuvimos un pequeño problema con el coche, que dio bastante guerra, pero nos lo solucionaron en el taller de Ribadesella. Fueron muy amables con nosotros, ya que estaba cerrado cuando llegamos, pero no dudaron en ayudarnos. Con el susto en el cuerpo decidimos darnos un capricho y coger 2 pizzas en la Pizzería de Pepe Cavalle para comerlas tranquilos en el hotel. Las elegidas fueron una Pizza Big y una Pizza Tropicana con piña, como no.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s