Zaragoza días 3 y 4

¡Hola! Aquí tenéis el final de nuestro recorrido de Zaragoza. ¡Esperamos que os guste!

Día 3

Después de levantarnos y arreglarnos nos fuimos a desayunar otra vez al Granier que está al lado del Teatro Principal y desde allí empezamos nuestra ruta.

Lo primero que fuimos a visitar fue el Teatro Romano. Como ya os contamos en el anterior post, todos los  museos dedicados al asentamiento romano en Caesaraugusta están genial y son muy modernos y, además, en este caso sí que se puede ver claramente el teatro.

img_5503
Panorámica del Teatro Romano de Zaragoza

Después fuimos a la iglesia que está al lado, que alberga el Museo de los Faroles y Rosario de Cristal. No es una iglesia al uso, porque no tiene bancos, ni confesionarios, ni se puede ir a misa, pero tiene un montón de figuras hechas de cristal que se pueden ver en un recorrido en el que se van encendiendo poco a poco, lo que hace que estás figuras sean todavía más impresionantes. La entrada cuesta 2 euros, pero con la Zaragoza Card es gratuito.

img_7358
Basílica del Pilar de cristal

Muy cerquita de allí, están las Termas Romanas. De nuevo, un buen museo dedicado a los romanos y aquí se conserva una piscina entera, entre otras cosas, por lo que no en este caso no hay que echarle demasiada imaginación. Además, te explican la importancia que tenía este centro neurálgico dentro de la vida de los romanos.

Cuando salimos, anduvimos hasta la Plaza de España, donde cogimos el tranvía. ¡Nos hacía ilusión ya que en Madrid no tenemos! Nos bajamos en el Paseo de Sagasta para  ir al Patio de la Infanta. Es un centro que pertenece a Ibercaja y que contiene exposiciones y salas de conferencias. Tuvimos la mala suerte de que todo el patio estaba preparado para una conferencia, así que estaba todo lleno de sillas y con un proyector y desmerecía un poco, pero aún así pudimos ver sus impresionantes columnas y galería.

Desde allí, dimos un paseo por el Paseo de la Independencia, la principal calle comercial de Zaragoza y fuimos a comer al Ginos que está en la Plaza de Aragón. Siempre solemos buscar restaurantes locales para no comer en los mismos sitios en los que podríamos comer en Madrid, pero al ser una zona tan comercial, al final nos encontramos lo mismo en todas las ciudades, cadenas de moda y cadenas de comida.

Cuando terminamos de comer, cogimos el autobús 33 que nos llevaba hasta la Aljafería. Decidimos hacer la visita guiada, ávidos de explicaciones y de conocer ese maravilloso palacio árabe, que pasó por ser vivienda de los Reyes Católicos, sede de la Inquisición y Centro Militar. Además, con la Zaragoza Card, era gratuita.

img_5562
Cortes de Aragón dentro del Palacio de la Aljafería

Fue lo que más nos gustó de todo lo que vimos en Zaragoza y es que es un sitio precioso. La arquitectura árabe tiene algo especial, una luz especial. En la actualidad, aparte de para visitarlo, se utiliza como Sede de las Cortes de Aragón y pudimos entrar en la sala en la que se toman todas las decisiones sobre la provincia de Aragón. También vimos su patio con sus naranjos, sus salones reales y el mihrab que utilizaban los reyes árabes para rezar en dirección a la Meca.

Después de un día tan intenso, decidimos que ya habíamos visto todo lo que teníamos que ver y que nos merecíamos un poco de descanso. Así que nos fuimos a disfrutar del spa del hotel y luego a cenar. Fuimos a Old Gallagher, una pub irlandés. Cenamos unos nachos, un sandwich y una hamburguesa. Normalito y barato. Lo suficiente para irnos a dormir con el estómago lleno.

Día 4

Amanecimos nuestro último día en Zaragoza. Como siempre nos arreglamos y fuimos a desayunar a Granier, pero esta vez volvimos al hotel para terminar de recoger todo y hacer el chek out del hotel. Aprovechamos la mañana para comprar los recuerdos para nuestras familias y dar un último paseo por la ciudad. Después de comer en el Ribs de la calle de Alfonso I, fuimos a recoger nuestras maletas al hotel y cogimos el autobús 34 para ir a la estación de Delicias y coger nuestro tren de vuelta a casa.

Volvimos muy contentos con nuestra escapada. Zaragoza es una ciudad preciosa y muy cómoda que tiene mucho que ofrecer. Es una ventana abierta a muchas de las culturas que han pasado por nuestro país y nos ayuda a entenderlas más fácilmente. Nos encantaría volver, pero ahora es momento de pensar en la siguiente escapada. ¿A dónde será?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s