Alojamiento en Zaragoza: Hotel Pilar Plaza

Hoy os traemos un post un poco diferente y es que os queremos hablar del hotel en el que nos alojamos en nuestra escapada a Zaragoza.

Siempre que viajamos, reservamos el hotel a través de Booking. Hay muchísima variedad y siempre se puede encontrar alguna oferta. Lo que buscábamos era un hotel lo más céntrico posible, en el que estuviésemos cómodos y que no fuera demasiado caro.

En cuanto vimos el Hotel Pilar Plaza nos encantó. Estaba en la misma Plaza del Pilar y parecía bastante moderno y agradable. Además, ¡tenía spa! El precio era bastante económico así que nos decidimos a reservarlo, y como Booking te da la opción de cancelación gratuita no íbamos a tener problema si veíamos otro que nos gustara más.

Una vez allí nos decepcionó un poco, aunque puede ser porque teníamos las expectativas un  poco altas. Pero luego mirándolo bien, por el dinero que nos habíamos gastado, no podíamos pedir mucho más.

En cuanto al personal, durante nuestra estancia conocimos a tres personas de recepción y todas eran bastante secas. No llegaban a ser bordes, porque cualquier cosa que les preguntaras te la resolvían pero no con demasiado entusiasmo.

La habitación que nos tocó era bastante grande, pero no tenía armario, solo unas cinco perchas colgadas de una barra, por lo que no pudimos sacar prácticamente nada de la maleta. Como pasa normalmente, la habitación también tenía una mesa con una silla, que nos vino genial para dejar un montón de trastos y la cama era gigante y comodísima. Eso sí, las mesillas que había a los lados no servían para nada, ya que la base de las lamparitas ocupaban todo el espacio y no tenían cajones ni nada, así dejamos las cosas donde buenamente pudimos.img_5471

Lo que sí que nos gustó mucho fue el baño. Era bastante espacioso y el lavabo era enorme y había un montón de espacio para dejar las bolsas de aseo. Y la ducha tenía un montón de chorros, un asiento y ¡hasta radio!

img_5472

Sobre el desayuno no os podemos contar, porque desayunábamos por nuestra cuenta pero de lo que sí que os podemos hablar es del spa. Se encontraba en la planta de abajo, pasada la sala del desayuno. Era muy bonito porque tenía un ambiente muy oriental, muy árabe. Había una sauna, una ducha fría y una zona para caminar sobre piedras mientras salían chorros de agua que te daban en las piernas, pero lo que más merecía la pena era el jacuzzi. Nos pasamos las tardes allí en remojo en el agua calentita. Lo bueno que tuvimos cuando fuimos fue que solo coincidimos con una pareja en el spa y la mayoría del tiempo estuvimos solos. No sé si es que los otros huéspedes no sabían que había spa o no tenían tiempo, pero no saben lo que se perdieron. Por cierto, el spa es gratuito y no hacía falta pedir cita. Esta abierto toda la tarde y puedes bajar cuando quieras.

En definitiva, hubo ciertas cosas que no nos entusiasmaron, pero es innegable que la localización del hotel no podía ser mejor. No nos importaría volver a alojarnos allí si tenemos la oportunidad de volver a Zaragoza, ¡sobre todo para volver a poder disfrutar de ese jacuzzi!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s