Valencia: días 2 y 3

Después de estar el día anterior recorriéndonos la ciudad, el segundo día nos apetecía un poco de playa. En la Plaza del Ayuntamiento cogimos el autobús 32, que nos llevó a la Playa de las Arenas y por allí disfrutamos de una mañana de playa tranquila. Tuvimos mucha suerte porque nos hizo un tiempo estupendo y no había demasiada gente para ser agosto. Además, nos habían dicho que las playas de Valencia no eran especialmente limpias, pero ésta la encontramos bastante decente.

Nos comimos allí unos bocadillos y nos fuimos al hotel a cambiarnos porque por la tarde teníamos entradas para el Oceanogràfic.  La Ciudad de Las Artes y Las Ciencias es un lugar imprescindible que visitar si vas a Valencia. Es una zona enorme de la ciudad con edificios dedicados a la cultura en diversas formas. Ya os hablaremos del Museo de la Ciencia en el siguiente post, pero hoy nos toca contaros sobre el Oceanogràfic. 

Éste es el acuario oceanográfico más grande de Europa y cuenta con los diferentes ambientes acuáticos, además de un delfinario. Si queréis, sobre todo si tenéis niños, podéis pasar allí todo el día, pero nosotros elegimos ir a pasar la tarde porque teníamos pensado quedarnos hasta por la noche, que había un espectáculo de delfines y pensamos que una tarde o una mañana larga es el tiempo ideal para realizar una visita completa.

IMG_6349

Tuvimos mucha suerte porque estaba bastante vacío a las horas que fuimos y estábamos bastante solos en los diferentes edificios, como son los Humedales, el Mediterráneo, el Mar Rojo, las Islas, etc. Además, en verano cierran a las 20:00 por lo que se puede apurar bastante. Cuando acabamos la visita nos quedamos allí a cenar, en una típica hamburguesería de parque temático: comida regulera, cantidades no demasiado grandes y caro.

Por la noche, una vez estaba el parque cerrado al público, los que teníamos entrada para el espectáculo nocturno fuimos al delfinario. En el espectáculo, además de varios delfines, participaron varias chicas de un equipo de natación sincronizada. Estuvo bien, pero tampoco fue la mejor exhibición que hemos visto, así que no creemos que sea algo imprescindible.

El día siguiente, nuestro tercer día en Valencia, decidimos tomárnoslo con un poco de calma (viajar no tiene por qué implicar siempre estar yendo de un lado a otro viendo cosas constantemente), así que no madrugamos mucho e invertimos la mañana en hacer unas compras por la calle Colón, el centro comercial al aire libre en el centro de Valencia. Para comer nos acercamos a la Plaza de La Reina y nos decantamos por un mexicano que tenía muy buena pinta y estaba muy rico.

Después de comer decidimos acercarnos a la zona del puerto a dar un paseo. Fuimos hasta allí en tranvía y nos bajamos en Marina Reial Joan Carles I. Fuimos por el espigón, pero nos volvimos pronto porque hacía un aire que no podíamos casi ni andar. Así que volvimos a recorrer las plazas de la Reina y de la Virgen hasta que cenamos y nos fuimos a descansar para estar a tope al día siguiente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s