Valencia: día 5 y regreso a Madrid

Como éste iba a ser nuestro último día completo en Valencia decidimos tomárnoslo con calma y pasarlo en la playa.

Esta vez nos decidimos por El Saler, que está un poco más alejada de la ciudad pero nos habían hablado muy bien de ella. Además, está en la naturaleza, cosa que no pasa con El Cabañal o La Malvarrosa. Cogimos el autobús 25 en Colón y nos plantamos en la playa en un ratito. Es una playa con muy poca arena, pero es muy larga, por lo que cabe un montón de gente, aunque nosotros tuvimos bastante suerte porque estaba medio vacía.

Habíamos decidido comer por allí, tomarnos una buena paella, aunque sabíamos que iba a ser la comida más cara que íbamos a hacer en todo el viaje, pero estábamos equivocados. Comimos en el Restaurante Dehesa José Luis, que nos ofrecían un plato de paella por 12 euros a cada uno y bebida aparte. Parece poco, pero con lo lleno que estaba el plato no tuvimos hambre hasta la cena.

Después de tomar un poco el sol después de comer, decidimos ir al Parque Natural de la Albufera.  La Albufera de Valencia es una laguna costera somera situada al sur de la ciudad de Valencia y es una zona de paso para muchas especies de aves migratorias. Fuimos desde la misma playa del Saler, en el autobús 25 de nuevo, que tenía una parada en el embarcadero.  Teníamos la idea de que recorrerla en barca iba a ser un gasto muy grande. La sorpresa llegó cuando nada mas llegar nos indicaron unos guardas que unos señores nos llevaban en su barca junto a otros turistas.

IMG_9687
Muelle de la Albufera

Los paisajes que se ven allí son maravillosos. El barquero nos iba contando datos sobre la fauna y flora de allí, que es bastante diversa. Durante el trayecto  el calor apretaba, pero te podías remojar los pies (con cuidado de no caerte). Al llegar el señor muy amable nos indicó que normalmente cobraba 6€ por persona, pero solo para cubrir gastos, así que nos costó mucho menos de lo que esperábamos.

Para volver al centro de Valencia cogimos, otra vez, el 25 hasta la Colón, pero hay que tener mucho cuidado. La parada está en mitad de la carretera y hay que cruzarla como uno buenamente pueda porque no hay paso de cebra, ni semáforo, ni nada.

Por la noche, después de quitarnos toda la arena de la playa, fuimos a dar nuestro último paseo por Valencia y cenamos en un pub irlandés, muy cerquita de nuestro hotel. Después de eso, a descansar.

Al día siguiente ya nos íbamos a Madrid, así que después de desayunar cogimos un autobús, que nos llevó a la estación de autobuses y de allí cogimos el que nos llevaba a Madrid.

Fueron unas vacaciones cortas, pero en un lugar perfecto, que tiene playa, ciudad, cultura, diversión…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s